Глава, не вошедшая в книгу

Модератор: Облако

Ответить
Аватара пользователя
Н.Ф.
Учитель
Сообщения: 2172
Зарегистрирован: 20 янв 2008, 20:11
Откуда: из деревни, что за речкой у монастыря

Сообщение Н.Ф. »

Йолупукке писал(а):
Н.Ф. писал(а):
Йолупукке писал(а):Издание на китайском языке можно купить где-нибудь в Москве, например? Или оно сразу в Китае будет издано и к нам совсем не попадет?
Сотню-другую можно будет привезти, я думаю...
Это наверняка хлопотно, может лучше Вы издания на других языках тоже выложите в электронном виде для скачивания?
Мне ну уж очень хочется перечитать книгу в китайском варианте :-)
Конечно.

Андрей Андреевич
Практически член семьи
Сообщения: 100
Зарегистрирован: 20 июл 2008, 15:37

Сообщение Андрей Андреевич »

Супер, спасибо, мне тоже есть кому её отправить.

Йолупукке
Весьма заинтересованное лицо
Сообщения: 19
Зарегистрирован: 25 сен 2008, 14:05
Откуда: Беларусь

Сообщение Йолупукке »

Н.Ф. писал(а):
Йолупукке писал(а):Это наверняка хлопотно, может лучше Вы издания на других языках тоже выложите в электронном виде для скачивания?
Мне ну уж очень хочется перечитать книгу в китайском варианте :-)
Конечно.
А когда можно примерно ожидать ее появления на сайте?

Аватара пользователя
Н.Ф.
Учитель
Сообщения: 2172
Зарегистрирован: 20 янв 2008, 20:11
Откуда: из деревни, что за речкой у монастыря

Сообщение Н.Ф. »

Известно, что невозможно, вырыть яму на новом месте, продолжая углублять старую.

Логика — это инструмент, с помощью которого ямы копают глубже и шире с целью их дальнейшего улучшения. Если же яма вырыта не там, где нужно, то никакие ухищрения и улучшения не перенесут ее па нужное место. И хотя это ясно любому землекопу, тем не менее гораздо легче расширять старую яму, чем начинать рыть новую. Фигурально выражаясь, шаблонное мышление— это углубление одной и той же ямы; нешаблонное — это попытка копать где-то в другом месте.

Нежелание оставлять выкопанную наполовину яму объясняется отчасти тем, что жаль усилий, затраченных на ее создание. К тому же гораздо проще продолжать делать уже начатое, чем пытаться выяснить, нельзя ли сделать что-либо другое?

Невозможно изменить направление взгляда, продолжая смотреть в прежнем направлении. Легче связать первую мысль со второй, чем пойти по новому направлению; и в результате получается, что, соединив первые две мысли, мы способствуем нанизыванию последующих мыслей в одном направлении вместо того, чтобы отказаться от него вообще. Разумеется, трудно отказаться от старого, если ему еще не найдена замена.

Существует два вида обязательств по отношению к наполовину выкопанной “яме”: обязательства, вытекающие из привязанности к вложенным усилиям и обязательства, связанные с направлением этих усилий.

Наибольшее количество научных усилий, бесспорно, направлено на логическое расширение и углубление раз выбранной и закрепившейся в сознании “ямы”. Работая над “ямой”, ученые в зависимости от способностей либо слегка царапают по стенкам “ямы”, либо отбивают целые глыбы. Однако наиболее крупные научные идеи и открытия выдвигают ученые, бросившие начатую “яму” и приступившие к новой.

Новую “яму” начинают копать по разным причинам: или вследствие неудовлетворенности старой, или в силу полного неведения о ее существовании, или же из-за настоятельной необходимости иметь другую “яму”, или же, наконец, просто из прихоти. Но подобное перескакивание с одной “ямы” на другую — явление весьма редкое, поскольку достаточно эффективная система образования всегда ориентирует на то, чтобы привить юношам уважение к тем “ямам”, которые старшие вырыли до них. Иначе п нельзя, ибо в противном случае образование привело бы только к беспорядку и хаосу. Кроме того, поощряя вечную неудовлетворенность существующими “ямами”, невозможно добиться нужной компетентности специалиста. Именно в силу этого образованию нет дела до прогресса. Его цель -^ дать как можно более широкие знания иначе говоря, цель образования информативная, но не творческая.

Вначале принять старые “ямы”, с тем чтобы потом их отвергнуть и начать рыть новые, гораздо труднее, чем вообще ничего не зная о “ямах”, чувствовать себя свободным рыть их где угодно. Многие великие первооткрыватели, такие, как, например, Фарадей, формально вообще не имели образования; другие, такие, как Чарльз Дарвин и Джеймс Клерк Максвелл, получили явно недостаточное образование для того, чтобы утратить свою самобытность. Заманчиво предположить, что умный человек, свободный от всех старых методов решения какой-то проблемы, имеет больше шансов найти новый метод ее решения.

Всякая наполовину выкопанная “яма” ясно указывает на направление, в котором следует прилагать усилия. Любые усилия всегда требуют определенного направления, и мало что может вызвать большее напряжение, чем настойчивые поиски этого направления. К тому же любое усилие обязательно должно приносить какие-то осязаемые плоды; чем лучше достигнутые результаты, тем более следует поощрять усилия. Увеличение “ямы”, которую уже копают, доказывает наличие реального прогресса и гарантирует дальнейшие достижения. И наконец, всякий не прочь заслужить известность тем, что прекрасно разработал “яму”.

Отказаться от “ямы”, уже имеющей порядочные. размеры, без малейшего представления о том, где начать копать новую,— дело слишком хлопотливое и рискованное для практичной человеческой натуры. Это трудно Даже тогда, когда место для новой уже выбрано.

Эдвард де Боно.

Аватара пользователя
Н.Ф.
Учитель
Сообщения: 2172
Зарегистрирован: 20 янв 2008, 20:11
Откуда: из деревни, что за речкой у монастыря

Сообщение Н.Ф. »

Постоянно забывают о том, что существовали тысячи и тысячи "ученых", на протяжении едва ли не столетия "развивавших" и "углублявших" марксистко-ленинскую "философию". Подавляющее большинство из них были очень и очень неглупыми людьми, чрезвычайно успешно решавшими свои задачи. Они успешно преподавали, успешно публиковали статьи и книги, успешно защищали очень "умные" кандидатские и докторские диссертации, хвалили друг друга и успешно прожевывали более или менее сочные куски, получаемые за свои "научные" усилия...

Существуют сотни и тысячи "ученых", не менее успешно "совершенствующих" преподавание иностранных языков. Если бы первая группа поменялась со второй местами, то разницы никто бы не заметил (или они уже поменялись?)...

Сергей Кевлар

Сообщение Сергей Кевлар »

Let me tell some words about your observation.
These Communistic scholars could get their “humanity” only; they could not understand foreign languages because this knowledge needed learning, training and using (where they could get these things in USSR?). I don’t worry about them, as you have said they are clever men and can find the “cool” place.
I dare say the modern foreign language teachers are another matter. Many people need some foreign languages are ready to pay for this knowledge. So: the holy site does not stay empty (I am not sure my translation is correct) and the necessity (or demand) engenders the supply.
One can not change these things.

Йолупукке
Весьма заинтересованное лицо
Сообщения: 19
Зарегистрирован: 25 сен 2008, 14:05
Откуда: Беларусь

Сообщение Йолупукке »

Сергей Кевлар писал(а):I dare say the modern foreign language teachers are another matter. Many people need some foreign languages are ready to pay for this knowledge. So: the holy site does not stay empty (I am not sure my translation is correct) and the necessity (or demand) engenders the supply. One can not change these things.
好的,我也说话一下.
为什么你用英语? 有不知道英语的人他怎么会看懂你写的?
要是你想用英语聊天,你就去英语的论坛吧.

;-)

Аватара пользователя
Н.Ф.
Учитель
Сообщения: 2172
Зарегистрирован: 20 янв 2008, 20:11
Откуда: из деревни, что за речкой у монастыря

Сообщение Н.Ф. »

Н.Ф. писал(а):
Сергей Кевлар писал(а):
Н.Ф. писал(а): Но нет студии, Татьяна.
Лет несколько назад я "продюсировал" трехсерийный телефильм "Бес". Режисер ставил в нашем театре спектакль и снимал телефильм - затраты были небольшие, в основном на декорации, и очень немного на зарплату. Так вот, озвучивал он фильм в своей квартире, завесив одеялами часть спальни. Кстати, для съемки наездов и прочих эффектов, за неимением в театре рельсов, использовалоль инвалидное кресло. Режисер, он же оператор, садился в него, держа камеру в руках, а кто нибудь из свободных актеров вез его....
Фильм получился вполне профессиональный.
Так что студия не нужна, голь на выдумку богата.
Будем искать местную искрометную голь, богатую на выдумку...
Закончил записи русских диалогов в студии звукозаписи. Татьяна оказалась совершенно права - актеры в Кинешме действительно нищие и часто даже в буквальном смысле слова голодные. Один из них даже как бы похвастался, что их кормят в кредит в буфете при театре (про этот "буфет" надо отдельный рассказ писать). Но если это отразилось на качестве диалогов, то только в лучшую сторону...

Татьяна Д.
Практически член семьи
Сообщения: 164
Зарегистрирован: 27 авг 2008, 15:25

Сообщение Татьяна Д. »

Н.Ф. писал(а):Закончил записи русских диалогов в студии звукозаписи.
Это очень хорошо. Поздравляю :)
Еще бы книгу на английский язык перевести... /мечтательно.../

Татьяна Д.
Практически член семьи
Сообщения: 164
Зарегистрирован: 27 авг 2008, 15:25

Сообщение Татьяна Д. »

Книга - это не просто дополнение к матрице :!:
Я не смогла заинтересовать моего друга нашей методикой, бросить изучать русский язык по его курсу, приобрести матрицу и начать ее слушать. :(
Нет у меня такого дара убеждения, как у Н.Ф., остается только терпеливо ждать перевода...

Аватара пользователя
Н.Ф.
Учитель
Сообщения: 2172
Зарегистрирован: 20 янв 2008, 20:11
Откуда: из деревни, что за речкой у монастыря

Сообщение Н.Ф. »

Татьяна Д. писал(а):Книга - это не просто дополнение к матрице :!:
Я не смогла заинтересовать моего друга нашей методикой, бросить изучать русский язык по его курсу, приобрести матрицу и начать ее слушать. :(
Нет у меня такого дара убеждения, как у Н.Ф., остается только терпеливо ждать перевода...
Позавчера в книжном магазине увидел, как одна девушка смотрит материалы для изучения русского языка иностранцами. У меня была с собой моя новая русская матрица. Я подошел. Как я и предполагал, девушка оказалась преподавательницей русского иностранцам. Я без долгих слов - только с минимальными объяснениями - вручил ей диск. Она посмотрела на меня дикими глазами и убежала. Матрицу, впрочем, взяла. Так что процесс пошел...

Татьяна Д.
Практически член семьи
Сообщения: 164
Зарегистрирован: 27 авг 2008, 15:25

Сообщение Татьяна Д. »

Н.Ф. писал(а):
Татьяна Д. писал(а):Книга - это не просто дополнение к матрице :!:
Я не смогла заинтересовать моего друга нашей методикой, бросить изучать русский язык по его курсу, приобрести матрицу и начать ее слушать. :(
Нет у меня такого дара убеждения, как у Н.Ф., остается только терпеливо ждать перевода...
Позавчера в книжном магазине увидел, как одна девушка смотрит материалы для изучения русского языка иностранцами. У меня была с собой моя новая русская матрица. Я подошел. Как я и предполагал, девушка оказалась преподавательницей русского иностранцам. Я без долгих слов - только с минимальными объяснениями - вручил ей диск. Она посмотрела на меня дикими глазами и убежала. Матрицу, впрочем, взяла. Так что процесс пошел...
Мне нечего вручать...
Да и американцы народ упрямый, а у меня нет аргументов против его курса и в защиту нашего.

Аватара пользователя
Н.Ф.
Учитель
Сообщения: 2172
Зарегистрирован: 20 янв 2008, 20:11
Откуда: из деревни, что за речкой у монастыря

Сообщение Н.Ф. »

Татьяна Д. писал(а):
Н.Ф. писал(а):
Татьяна Д. писал(а):Книга - это не просто дополнение к матрице :!:
Я не смогла заинтересовать моего друга нашей методикой, бросить изучать русский язык по его курсу, приобрести матрицу и начать ее слушать. :(
Нет у меня такого дара убеждения, как у Н.Ф., остается только терпеливо ждать перевода...
Позавчера в книжном магазине увидел, как одна девушка смотрит материалы для изучения русского языка иностранцами. У меня была с собой моя новая русская матрица. Я подошел. Как я и предполагал, девушка оказалась преподавательницей русского иностранцам. Я без долгих слов - только с минимальными объяснениями - вручил ей диск. Она посмотрела на меня дикими глазами и убежала. Матрицу, впрочем, взяла. Так что процесс пошел...
Мне нечего вручать...
Стучите и вам откроется...

Михаил Дойл
Практически член семьи
Сообщения: 49
Зарегистрирован: 23 май 2009, 20:00

Сообщение Михаил Дойл »

Н.Ф. писал(а):Стучите и вам откроется...
У меня есть два знакомых в Англии, которые учат русский язык. Но мой английский слишком слаб, чтобы я мог "достучаться" до них. Если у Вас есть "молоток для английской головы", т.е. Ваша книга по-английски, я попробую достучаться.

Добавление:
Я так же могу попробовать предложить Вашу методику их преподавательнице - русской, следует ли мне это сделать?

Аватара пользователя
Н.Ф.
Учитель
Сообщения: 2172
Зарегистрирован: 20 янв 2008, 20:11
Откуда: из деревни, что за речкой у монастыря

Сообщение Н.Ф. »

Nikolay Fiódorovich Zamiátkin
Tercera edición colocada por el autor, de manera perspicaz, entre la segunda y la cuarta tirada, ampliada significativamente en su contenido y forma estética.
¿Se dio por vencido en que le enseñen un idioma?

Breve contenido del tratado
Este es un libro totalmente honesto hasta su última coma, el cual, de inmediato, luego de su aparición se convirtió en un clásico de su género y en lectura obligatoria para cualquiera que se interese por los idiomas.
Es un libro paradójico. Destruye sin piedad un mito tras otro, una fábula tras otra, una superstición tras otra.
Es un libro que lo libera a usted de las ataduras, de esas viejas supercherías que no le permiten aprender algún idioma extranjero. Cualquiera que quiera iniciar un aprendizaje en tal sentido estará obligado a leerlo, porque no tiene rival por su asequibilidad en cuanto a las maneras manejadas por el autor y por la cantidad y la calidad de consejos útiles (¡este no es de esos folletos metodológicos que le hielan la sangre a cualquiera por su rebuscado lenguaje!).
Un estilo brillante y un desenfadado humor en la narración le convierten en una lectura interesante, también para aquellos que ya estuvieron “aprendiendo” en la enseñanza media o superior y se convencieron, definitivamente, de su “incapacidad” para el aprendizaje. Luego de leerlo está claro el por qué, después de todos esos años de sacrificio y abnegación en los estudios, ellos no han podido -¡ni podrían aprender!- un idioma extranjero, quedándose en el habitual marco de la “enseñanza”.
Por su parte, los que ya dominan alguno, gustosamente se convencerán de lo correcto de este método, el cual permite salir de una cámara aburrida y gris, llena de conjugaciones, tiempos verbales, verbos irregulares y gerundios que asustan a cualquier iniciado.
Quizás algunos profesores se sentirán ofendidos por el desenfado del texto y ¡se lo merecen!, aunque esa no es la intención del autor. También ellos, si lo desean, podrán extraer de esta obra muchos aspectos útiles para su labor.
De modo que el libro está escrito para cualquier persona. Todo el mundo puede encontrar algo de interés en él. Incluso esos organizadores de estafas idiomáticas, toda clase de vendedores de “señales secretas” u otros escritores de libros y cursos “exitosos” – que sin ningún conflicto de conciencia prometen enseñar un idioma en tres minutos al día- deberían conocer, también, los argumentos del autor (¡su enemigo número UNO!)
Durante muchos años, el escritor de este material vivió en los Estados Unidos de Norteamérica donde trabajó como traductor, impartió clases y se dedicó a otras no menos interesantes tareas. Domina varios idiomas y, a partir de su experiencia, elaboró su propio método de aprendizaje para una lengua extranjera, el cual aparece recogido en este libro.

Epígrafe

1…Todo el mundo tenía un mismo idioma y usaba las mismas expresiones. 2 Al extenderse la humanidad, desde Oriente, encontraron una llanura en la región de Sinear, y allí se establecieron. 3 Entonces se dijeron unos a otros: “Vamos a hacer ladrillos y coserlos al fuego.” El ladrillo les servía de piedra y el alquitrán de mezcla. 4 Después dijeron: “Construyamos una ciudad con una torre que llegue hasta el cielo; así nos haremos famosos y no andaremos desparramados por el mundo.”
5 Yavé bajó para ver la ciudad y la torre que los hombres estaban levantando 6 y dijo: “Veo que todos forman un mismo pueblo y hablan una misma lengua, siendo esto el principio de su obra. Ahora nada les impedirá que consigan todo lo que se propongan. 7 Pues bien, bajaremos y una vez allí confundamos su lenguaje de modo que no entiendan los unos a los otros.”
8 Así Yavé los dispersó sobre la superficie de la tierra y dejaron de construir la ciudad. 9 Por esto se llamó Babel, porque allí Yavé confundió el lenguaje de todos los habitantes de la tierra.
GÉNESIS 11(1-9)

“… Y tú no me estés hablando con palabras. ¡Para conversar no se necesitan palabras! ¡Y no tengas miedo de que yo no te vaya a entender! ¡Que tú alma hable con la mía y ellas se entenderán! No te preocupes tanto por palabras…”
(De una conversación)


¡Enséñate a ti mismo!
A usted, mi futuro y ya muy estimado interlocutor, claro está que le atrajo el título de este libro. ¡Tiene que haberlo cautivado!
Entre un montón de coloridos cursos, libros de texto, folletos y folletines que prometen enseñarle todos los idiomas del mundo en un par de meses o, incluso, semanas, en un ambiente agradable y sin ningún esfuerzo de su parte, este título, sin dudas, le resultó una sorpresa desagradable. Y yo me alegro de esto. Acá, en estas páginas, le esperan muchos asombros de esta índole. Pero no se apure ni se desespere como para aplastar este texto cual insecto venenoso y peligroso para usted. No debe hacerlo por una sencilla razón:
Aunque la afirmación de que es imposible que le enseñen un idioma extranjero resulta una verdad absoluta e irrefutable, como que mañana vuelve a salir el sol, ¡usted perfectamente puede aprenderlo por sí solo! O sea, ¡puede enseñárselo a sí mismo!
La diferencia entre esos dos enunciados es fundamental. Nunca nadie, bajo ninguna circunstancia, puede hacer que usted aprenda -aunque la ayuda competente de otra persona no resulta excluible-, si usted no lo hace por sí mismo.
La comprensión de esta verdad angular, vieja como el propio mundo, es la clave para tener el éxito en el aprendizaje de un idioma extranjero, o de varios, si así lo desea.
Regresemos de nuevo a las brillantes y coloridas montañas de cursos y manuales de la enseñanza de lenguas extranjeras, con sus sonoras y arrogantes propuestas de “felicidad sublime”; conjunto de esfuerzos mínimos por su parte en el proceso de utilización de estos medios de enseñanza. “¡Cómprenos! ¡Somos hermosos y atractivos! ¡Tenemos bonitos dibujitos a colores! ¡Contenemos señales secretas gracias a las cuales, en dos o tres meses, usted se convertirá en un supermegapolíglota!”
¿Qué es lo que une a todos esos libros y manuales? ¡La cierta dosis del descaro chillón y la falta de honestidad con todos nosotros, mi querido interlocutor! Por su apariencia y comportamiento ellos nos recuerdan a cierta clase de “señoritas” que, insistentemente, le proponen su “verdadero e incomparable amor” en venta. Dicho sea de paso, ¡“señoritas” de muy mala calaña!
Desgraciadamente, las cosas son así: yo todavía no he visto ningún curso de idioma extranjero (incluyendo a los más respetables), donde se explique, con toda honestidad y sin omisiones ni neblina verbal, en qué consiste el proceso de aprendizaje de otra lengua. A nosotros, mi querido interlocutor, así de simple, no se nos da ninguna explicación, se nos propone seguir, de manera poco clara y enrevesada, algunas vagas instrucciones que conllevan a que deambulemos, durante muchos años y con pocos resultados, por los infranqueables laberintos de un lenguaje extraño. ¡Y eso que no menciono a los llamados “manuales”, los cuales prometen enseñar empleando sólo unos minutos al día! ¡Aquí la estafa sobrepasa todos los límites posibles, e imposibles, de la decencia y el decoro!
¡Atención, gente! ¡Hombres y mujeres! ¡Hermanos y hermanas del intelecto! ¡Me dirijo a ustedes, amigos míos! ¡Es imposible aprender un idioma extranjero estudiando tres minutos diarios, como es imposible cruzar un océano tormentoso en una lata de conservas vacía! Crean en mi experiencia como graduado universitario de una facultad de lenguas extranjeras que ha aprendido idiomas por su propia cuenta, que ha trabajado durante muchos años como traductor y ha dado clases de idioma a los “boinas verdes” norteamericanos, a la contrainteligencia militar, a la Guardia Nacional, a los funcionarios de la CIA y la ABN (un servicio más secreto que la CIA, tal vez por esto usted no la oído mencionar), que ha trabajado durante algunos años en el Instituto de Lenguas Extranjeras del Ministerio de Defensa de Estados Unidos de América, en Monterrey; una de las más grandes y prestigiosas instituciones de este tipo en el mundo.
Créanme a mí, al especialista en aprendizaje de idiomas extranjeros:
¡Los milagros en el mundo de los idiomas son muy raros aunque, en principio, posibles, y concretamente con usted no ocurrirán! No espere que sucedan. Le espera un trabajo arduo y tedioso, pero la recompensa la obtendrá según sus esfuerzos. Con este libro, en lugar de sentir su propia impotencia y la amargura de la derrota, ¡tendrá el sabor de la victoria!, porque solo es apreciable, verdaderamente, lo que obtenemos después de superar los obstáculos, luego de los esfuerzos y trabajos duros y constantes y no de aquello que nos cayó en las manos, por sí solo, sin el más mínimo esfuerzo personal.
Volvamos a los cursos y manuales que en los últimos años llenaron las vidrieras de nuestras librerías, y las del extranjero también; pero allá esto sucedió unas decenas de años atrás. De ninguna manera yo estoy afirmando, mi querido interlocutor, que todos los cursos y manuales son, absolutamente, inútiles e inservibles en la práctica. Muchas veces ellos contienen buenos e, incluso, excelentes componentes.
¡Pero! ¡Pero! ¡Pero! Sin una clara comprensión de la estrategia del proceso y las correctas, precisas y sin doble sentido, instrucciones de cómo aplicar estos componentes (que son en su esencia auxiliares intermedias), ellos, que son muy dignos de por sí, pierden una gran parte de su utilidad e, incluso, pueden volverse nocivos.
Es como si le hubiese comentado que las hojas de té son muy saludables, pero, por una u otra razón, no le había dado las instrucciones precisas de cómo se prepara y se consume la infusión, y usted empezase a masticar y tragarse las hojas secas, totalmente seguro de que está logrando un gran provecho para el organismo. O como si le dijese -y que es una verdad absoluta, dicho sea de paso-, que para preparar el borsch son necesarios remolacha, patatas y col, olvidando mencionar el agua, la sal, la zanahoria, la cebolla, los tomates, los ajíes, el puré de tomate, un buen hueso con carne y todos los demás ingredientes, ni comentarle una cosa tan importante como el método de su preparación. ¡“Obviando”, incluso, lo de la propia cocción al suponer que todo el mundo ya lo sabe y no hay ninguna necesidad imperativa de repetirlo! ¿Quisiera usted probar semejante sopa “minimalista”, preparada por mí según esta receta “abreviada”, solamente de patatas crudas, así de crudas, remolacha y col?
Vuelvo a repetirlo, yo no he visto instrucciones minuciosas y completamente honestas de cómo utilizar uno u otro curso de idiomas extranjeros. Instrucciones que no permitan una doble o triple interpretación y sean comprensibles para una persona común y corriente, alguien que no es graduado de una facultad de idiomas ni domina varias lenguas. Teóricamente yo supongo, claro está, que pueda que haya algunas por el estilo, como no excluyo la posibilidad de que existan los extraterrestres y, digamos, El Hombre de las Nieves, pero, todavía, no he chocado con ellos.
¡Incluso, si usted encontró el libro de texto “ideal” y estudia por él, de ninguna forma, ni por un solo instante, debe olvidar que su meta no es estudiar el libro! ¡Su meta está en aprender el idioma! ¡Entre estos dos pasatiempos no hay, y no puede haber, signo de igualdad! Usted puede aprenderse, de punta a cabo, cuántos libros y manuales quiera, de excelente poligrafía y atractivos dibujos, pero, a su vez, no moverse del punto muerto; no llegar a hablar en el idioma deseado. Trate de no perderlo de vista, mi interesado -¡espero que así sea!- interlocutor.
Precisamente todo esto, en resumidas cuentas, me animó a escribir este tratado. Yo comprendí que, por desgracia, nadie, aparte de mí, haría semejante labor. Pasaba año tras año, un decenio tras otro, pero mis muy estimados colegas -y claro está, incomparablemente, más mundanos y sabios que este humilde servidor- no se apuraban a hacerlo, dedicándose a otros asuntos que, quizás, serían más importantes e interesantes para ellos…
De una u otra forma, yo dejé de esperar las “bondades de la naturaleza”, afilé con mucho esmero mi lápiz fiel, pensé un rato para organizar mis ideas y, mirando los arbustos de cerezo aliso en flor tras mi ventana, suspiré y decidí dedicarme a este trabajo tan agradable, fácil y sencillo para mí:
Yo pretendo contar toda la verdad sobre el aprendizaje de idiomas, descubrir todos los misterios, rasgar todos los velos y, por fin, hacer el estudio de los idiomas un proceso claro, lógico y sencillo.
Preste atención, mi querido interlocutor, que yo no digo “fácil”, porque no pretendo y no quiero engañarle; el aprendizaje de un idioma extranjero no puede ser fácil y el que afirme lo contrario es un estúpido o un mentiroso por muy brillantes que sean las envolturas que utilice, los títulos o las palabras con las cuales se escude.
De esta manera…
Por dónde empezar o La información para no sentirse idiota

Pues bien, ¿por dónde empezar el aprendizaje de un idioma extranjero? Lo primero y lo principal que debe poseer es un enorme deseo de enseñarse a sí mismo.
Esto, de ninguna manera, comprende la ejecución mecánica de cierto número de ejercicios diarios, con un ojo metido en el tan atractivo televisor y los oídos tapados por unos audífonos que vierten en su desdichado cerebro la porción de turno de las canciones-desperdicios (¡aunque estén en un idioma extranjero!) Esto no son los melancólicos retortijones del estomago que le atacan cada vez que piensa en que hoy, de nuevo, le tocará hacer “esto”. Y no está en mirar a cada instante el reloj, confirmando el hecho -¡tan triste!- de que el tiempo se vuelve extremadamente lento cuando usted, de manera valerosa, se dedica a este tipo de estudio. Tampoco es el suspiro, de indescriptible alivio, que sale de su sufrido pecho, cuando, con alegría, cierra de golpe el libro de textos tan odiado para usted.
Si le pasa algo por el estilo, mi adorado y querido interlocutor, entonces, deje, por favor, de malgastar en vano su limitado tiempo en este mundo pecador y dedíquese a algún otro asunto más reposado y agradable. Algo como criar de conejos, correr por las mañanas, tocar cancioncitas graciosas sentado en el portal de su casa, estudiar las obras de los clásicos del marxismo-leninismo, bordar los puntos “cruz” sobre los ceros, o cualquier otro “kamasutra”.
Este tipo de aprendizaje debe provocarle gratas esperas y emociones positivas. Sin ellas usted gastará meses y años en arrastrarse, tristemente, por el camino polvoriento hacia la nada. Repito y vuelvo a repetir hasta que todas las partes interesadas lo graben, incluyendo usted, mi querido interlocutor:
Es imposible sobrevalorar el hecho de que usted comprenda que es capaz de enseñarse un idioma extranjero a sí mismo, como, dicho sea de paso, cualquier otra cosa. Y no lo logrará nadie más, fuera de usted, ¡aunque sea tres veces catedrático de las ciencias que sean!
Hasta que no lo entienda insistiré. Mientras piense que la enseñanza del idioma consiste en buscar y estudiar aquellos anhelados cursos “únicos” -con la aplicación de los “últimos logros de la ciencia”- donde podrá, al fin, con un suspiro de alivio, acomodarse en su sillón preferido y decir: “a ver, ¡ahora enséñenme! ¡Adelante, muchachos, muéstrenme que no les he pagado por gusto!” Mientras dentro de usted viva esta esperanza, este relajante y paralizante espejismo, nunca aprenderá un idioma extranjero. ¡Nunca!
Lo segundo, quizás gratamente inesperado para usted: debe dejar de considerarse idiota.
Yo me atrevo a asegurar, lo afirmo con toda la convicción, que ¡usted no es un idiota! ¿Cómo? ¿Usted ni siquiera pensó que pudiera ser un idiota sin mis afirmaciones? Le aseguro, mi querido interlocutor, que sí lo pensó ¡y lo sigue pensando! El producto de nuestro sistema de enseñanza escolar no puede dejar de pensar así, como mínimo en lo que respecta a su (¡a la nuestra!) capacidad de aprender los idiomas extranjeros. Durante muchos años, además en la edad más impresionable, con la insistencia digna de mejor empleo, le han inculcado que, gracias a su idiotez natural, es incapaz de aprender lenguas extranjeras. Y usted, mi pobre y vilmente engañado interlocutor, se identificó de tal manera con esta idea que, incluso, olvidó que piensa así. Este “pequeño muchachito” asustado por los maestros de la escuela, que vive muy adentro de usted, no puede dejar de pensar así.
Pues bien, usted y “ese pequeño muchachito” puede alegrarse con propiedad: como mínimo usted posee una aptitud media para aprender idiomas y, con cierta autodisciplina y capacidad de trabajo, éstas le alcanzaran, perfectamente, para aprender un idioma… o tal vez dos o tres (¿acaso necesita más?)
Por otra parte, existen grandes probabilidades de que sus aptitudes para el aprendizaje, o simplemente la capacidad mental, esté, incluso, por encima del promedio y esto, como usted comprenderá, es bastante provechoso para intentar aprender cualquier cosa, incluso idiomas.
Claro está que tiene ganas de gritar aquí mismo en la librería: “¿Pero por qué? ¿Por qué en la escuela…?”. Para esto, mi estimado amigo y querido interlocutor, hay sus razones de peso. Pero sus aptitudes personales de aprender los idiomas no entran allí. ¡Se lo aseguro! La causa principal aquí consiste en la falta de honestidad institucional, cuando todo el mundo, profesores y alumnos, se rigen por condiciones en las cuales es, prácticamente, imposible aprender un idioma extranjero, por muy correctas que sean las palabras pronunciadas por los participantes de este “juego”. El propio formato de la “enseñanza” en la escuela impide la obtención de un resultado final positivo.
Es como si le estuvieran enseñando a nadar, llevándolo, de vez en vez, a una vieja y oxidada bañera, en el fondo de la cual hay una capa de un centímetro de espesor de agua turbia. Usted puede pasar años y años escuchando diversas conferencias sobre las propiedades de esta agua, incluso tocarla tímidamente o tratar de meter en ella un pie u otras partes de su cuerpo, deseoso de nadar, obteniendo, por estos intentos, por el entusiasmo con que lo hace, notas más o menos satisfactorias. Es un proceso que tiene -claro está, en dependencia de la fantasía y habilidad del maestro- el potencial de ser interesante y atractivo, pero que, en definitiva, no es capaz de enseñarle a nadar. Es incapaz de hacerlo, incluso si esta bañera se limpia con periodicidad y, a veces, hasta se toman medidas “radicales”, casi “revolucionarias”, tales como las promesas acompañadas de aplausos apasionados de los “metodólogos”, o de subir el nivel del agua en el fondo hasta 1,5 o, tal vez, hasta 2 centímetros – ¡que atrevimiento y valor! –, y ¡soltarle un par de barquitos de papel!
Los alumnos no pueden comprenderlo, aunque la mayoría de ellos sienten intuitivamente que algo está mal, que no todo es paz y tranquilidad en el “Reino de las Hadas”, porque, a pesar de sus honestos esfuerzos iniciales de seguir el “algoritmo” de aprendizaje del idioma extranjero, el cual se impone por el programa de clases y por el profesor, ellos chocan con un grueso muro. Toda su experiencia de vida -muy pobre, dicho sea de paso, pero experiencia- y toda su intuición le dicen que cualquier trabajo honesto debe producir, aunque sean, algunos frutos, aunque sean algunos resultados palpables, tal vez algún adelanto mínimo. Pero, en el caso de los idiomas extranjeros, este trabajo, no se sabe por qué, no brinda nada excepto la desilusión y el abatimiento como si se tratara de un pantano cenagoso donde solo se patalea en el mismo lugar.
Incapaces de acusar por su fracaso al sistema (el cual está fuera de toda crítica, porque fue creado por los “semidioses” para los niños, por seres incapaces de mentir adrede: ¡por los mayores!), los muchachos acusan de todo a la única persona que es posible enjuiciar sin miedo alguno: a sí mismos, y lo hacen alentados, oculta o abiertamente, por los maestros. La vaga, y poco clara al principio, sensación de culpa con los años -¡los infructíferos y torturadores años escolares!- se vuelve una firme convicción que la mayoría no abandona nunca más: “¡Soy el culpable! ¡Soy un estúpido! ¡Soy un incapaz!” Sí, es verdad, cediendo a la presión constante del sistema, los muchachos acusan al más desprotegido: a sí mismo.
Pasan los años, aquellos “idolatrados y maravillosos años escolares” durante los cuales los confiados ojos de los niños, abiertos de par en par hacia todo lo nuevo, se cubren, más y más, por el velo opaco de la desconfianza hacia la escuela y los maestros, y los primeros brotes de cinismo echan sus raíces venenosas en sus pequeños y todavía ingenuos corazones…
Los maestros participan en este feo juego por diferentes razones. Muchos, debido a su natural limitación y rigidez -¡imagíneselo y esto es posible!-, sin comprender qué es lo que sucede; otros, dejando de lado a todo y a todos, convirtiéndose, de manera voluntaria, en parte de este fuerte sistema y dejándose llevar por las turbias olas del conformismo devorador. De una u otra manera ellos nunca confesarán a sus alumnos, incluso si ellos mismos lo comprenden, que el quid de la cuestión no está en la “idiotez” de los niños, sino en el comportamiento deshonesto de los mayores.
Además, esta situación, desagradable por sí misma para todos los integrantes de este juego, se agrava por un sentimiento agudo de la propia deficiencia del lenguaje de los maestros, que, por lo general, presentan bastantes problemas a la hora de hablar un idioma extranjero y a la hora de comprenderlo al oído (la mayoría de ellos tienen el nivel de dominio del lenguaje comunicativo por el piso). A ellos les parece, de modo constante, que alguien, con un gran escándalo, les descubre en público y, puramente inconscientes, se concentran en sus áreas más seguras –la gramática y la lectura-, en los límites de las cuales se sienten, suficientemente, cómodos y convincentes, cortando de raíz cualquier intento de los alumnos de salirse de estos límites.
A algunos maestros, a veces, les nace la inconformidad, y ellos suspiran, generalmente, compadeciéndose de sí mismos y de sus años escolares malgastados en vano; hablan cosas poco claras y hasta de manera directa a sus alumnos en las aulas de que el idioma extranjero hay que aprenderlo de otra forma. Que “la bañera oxidada, con un charquito en el fondo, no es el lugar preciso para aprender a nadar”. Estos impulsos de honestidad, en realidad, se reprimen muy pronto por las propias personas que se habían ido de lengua: “¡de alguna manera hay que vivir; todo el mundo lo hace!”, se consuelan. Y sigue la rutina diaria de engaño, que pronto se convierte en el hábitat natural de los profesores, fuera del cual éste empieza a sentirse incómodo, como un pez en el sartén caliente.
La fuerte convicción de que en el campo de aprendizaje de idiomas extranjeros usted es un idiota total, sigue acompañándonos a todos nosotros -excepto a las pocas personas que sí tuvieron suerte durante toda su vida–, es lo único en lo que nuestra escuela sí tuvo éxito. (Dicho sea de paso, la muy afamada escuela americana, cubierta de dólares de punta a cabo, no se encuentra en mejor situación).
De esta manera, el pantano institucional de una franca mentira y la semi-verdad, polvoreada con las “buenas intenciones”, absorbe a todos, tanto a alumnos como a maestros, y es difícil decir quiénes resultan ser las mayores víctimas; si los niños o los mayores. En lo personal, a mí me dan más lástima los pequeños, aunque comprendo perfectamente la situación en que se encuentran los adultos. Pero los niños, a diferencia de los otros, no tienen elección. Si el maestro puede ir a trabajar como barrendero, taxista-filósofo, inspirado poeta-tractorista de amplio perfil, cosmonauta o monje budista de séptimo dan, el pobre pupilo no tiene a donde ir.
El alumno es un ser subordinado. ¡Por unas cadenas invisibles, pero no menos fuertes, él está atado a su odiado pupitre! Todos los días perece en el asalto a una fortaleza inexpugnable del idioma extranjero y el despiadado general-maestro lo manda y sigue mandando al ataque frontal, armado tan sólo con su pequeño bolígrafo, ante las pesadas ametralladores de los verbos modales, la alambrada de tiempos pasados y los estacones de acero de los gerundios.
Bajemos, pues, la cabeza en respeto a los inocentes caídos en esta lucha desigual.
¿Es esta la táctica única y segura frente al estúpido y falto de imaginación ataque a un idioma extranjero?
No, no lo es.
¿Podría usted, mi querido interlocutor, escalar la cuesta de un idioma y sentarse encima, bajando los pies del bastión, para mirar, victoriosamente, hacia abajo y respirar el aire fresco a todo pecho?
Sí, lo puede.
¿Y cómo hacerlo?
Lea con atención este tratado. Ría o llore -¿quién sabe?– junto con el autor. Indígnese con lo atrevido y paradójico de sus afirmaciones. Sea escéptico. No le de crédito. Piense. Vuelva a pensar detenidamente. Lea el libro, una y otra vez. Piense de nuevo. Compruebe usted mismo las confirmaciones y recomendaciones contenidas en el tratado. Asegúrese de su absoluta veracidad y efectividad. Haga de este texto su libro de cabecera y su guía de acción. Usted, mi querido interlocutor, estará “condenado” al éxito.

Ответить